Centro Dramático Nacional

img
Teatro María Guerrero

Teatro María Guerrero

El Centro Dramático Nacional (CDN) es un centro de producción teatral de gestión pública. Depende del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), el organismo de la Secretaría de Estado de Cultura – Ministerio de Educación, Cultura y Deporte que se ocupa de la gestión directa de proyectos culturales en el ámbito del teatro, la danza, la música y el circo.

Teatro Valle-Inclán

Teatro Valle-Inclán

Desde su creación en 1978 por el INAEM, la principal misión del CDN ha sido difundir y consolidar las distintas corrientes y tendencias de la dramaturgia contemporánea, con atención especial a la autoría española actual; la colaboración con otras instituciones públicas o privadas nacionales e internacionales; y una política de cooperación cultural internacional con el objetivo de promocionar y difundir la cultura española más allá de sus fronteras.

El CDN dispone de dos sedes, con dos salas cada una, para el desarrollo de sus actividades: el Teatro María Guerrero y el Teatro Valle-Inclán. La capacidad de gestión y producción de la institución le permite programar simultáneamente estos espacios estables y, a la vez, exhibir sus producciones en gira, tanto en España como en escenarios internacionales.

 

 

 

 

Ernesto CaballeroErnesto Caballero

Ernesto Caballero (Madrid, 1958), Director del Centro Dramático Nacional desde el 1 de enero de 2012, ha destacado por igual en sus facetas de autor teatral, director de escena y director de compañía propia. Ha escrito más de veinte obras teatrales. Ha sido durante muchos años profesor titular de Interpretación en la Real Escuela Superior de Arte Dramático y director asociado del Teatro de La Abadía.

Ha dirigido algunos de los mayores éxitos de las últimas temporadas teatrales en Madrid: El señor Ibrahim y las flores del Corán, de Eric-Emmanuel Schmitt (Centro Dramático Nacional, 2004, por el que obtuvo el Premio Max al texto mejor adaptado); Sainetes, de Ramón de la Cruz (2006); La comedia nueva, de Leandro Fernández de Moratín (2008) y En la vida todo es verdad y todo mentira, de Calderón de la Barca (2012), las tres en la Compañía Nacional de Teatro Clásico; o Las visitas deberían estar prohibidas por el Código Penal, sobre textos de Miguel Mihura (2006), Presas, de Ignacio del Moral y Verónica Fernández (2007), La colmena científica o el Café de Negrín, de José Ramón Fernández (2010), y Doña Perfecta, versión teatral de la novela de benito Pérez Galdos (2012), todas ellas producciones del Centro Dramático Nacional.

Con la compañía Teatro El Cruce, de la que es director artístico, ha puesto en escena, entre otros muchos títulos, Auto, obra que obtuvo el Premio de la Crítica, y La tortuga de Darwin, de Juan Mayorga, estrenada en el Teatro de La Abadía; La fiesta de los jueces, basada en El cántaro roto, de Heinrich Von Kleist, y Santo, en la que compartía la dramaturgia con Ignacio del Moral e Ignacio García May.

En su obra como autor resaltan además títulos como Squash, Retén, Solo para Paquita, Rezagados, Destino desierto, María Sarmiento, Santiago (de Cuba)… y cierra España, Un busto al cuerpo, Pepe el romano, Te quiero…. muñeca, Tierra de por medio.

Como director de escena destacan, además de los citados, sus montajes de El amor enamorado de Lope de Vega; Eco y Narciso de Calderón de la Barca; La ciudad, noches y pájaros, de Alfonso Plou; La mirada del hombre oscuro, de Ignacio del Moral; Querido Ramón, sobre textos de Gómez de la Serna; Mirandolina, de Carlo Goldoni; Brecht cumple cien años, sobre textos de Bertolt Brecht; El monstruo de los jardines, de Calderón de la Barca; Yo estaba en casa…, de Jean-Luc Lagarce; Las amistades peligrosas, de Christopher Hampton, y He visto dos veces el cometa Halley, sobre Rafael Alberti.

También ha recibido el Premio José Luis Alonso, concedido por la Asociación de Directores de Escena, por su montaje de la obra Eco y Narciso, el premio de la crítica teatral de Madrid al mejor autor de la temporada por sus obras Auto y Rezagados, y el premio de Dirección de la Asociación de Directores de Escena por En la vida todo es verdad y todo mentira.

 

Centro Dramático Nacional – Laboratorio Rivas Cherif: Objetivos prioritarios

 

Laboratorio Rivas CherifEl Laboratorio Rivas Cherif, que toma su nombre del gran innovador del panorama escénico de principios del siglo pasado, nace como un lugar de exploración para los profesionales de las artes escénicas de nuestro país -actores, figurinistas, directores, iluminadores, escenógrafos, etcétera-. La investigación que propone este espacio de creación garantiza el frescor y la viveza de nuestras disciplinas, renovando los recursos expresivos que se desplegarán en las representaciones programadas. Surge de esta forma un banco de pruebas donde el artista puede “ensayar”, en el sentido más estricto de la palabra.

El Laboratorio desarrolla desde hace dos años una serie de talleres, conferencias, charlas, relaciones internacionales y proyectos escénicos, en Madrid y otra ciudades (por ejemplo, Málaga o Asturias), en los que han participado ya más de quinientos artistas pertenecientes a diversas disciplinas escénicas. Todos los integrantes de las actividades han encontrado en el Laboratorio un espacio de libertad creadora exento de la dinámica profesional habitual y la apremiante exigencia de resultados inmediatos. Por esta vía de búsqueda y renovación han transitado toda una serie de maestros nacionales e internacionales como Declan Donnellan, Dennis Rafter, Andrés Lima, José María Pou, Wajdi Mouawad, Mauricio García Lozano o Alfredo Sanzol.

En el desarrollo del Laboratorio tampoco se olvida la opinión del público, que participa constantemente en la dinámica del CDN a través de citas como los llamados “Encuentros con el público” o los “Lunes con voz”. En estos ámbitos, los espectadores establecen diálogos vivos con los protagonistas de los estrenos y otras figuras del teatro nacional y extranjero.

Close
loading...